• Vínculo con la naturaleza
  • Experiencia Vivencial
  • Exploración a través del juego
  • Aprender construyendo nuevas ideas
  • Protagonista de sus propias experiencias
 

Nuestro lema es el fiel reflejo de nuestra forma de vida:

★  APRENDEMOS JUGANDO, DESCUBRIMOS EXPLORANDO Y DISFRUTAMOS CREANDO  ★
 
 
 

Brindamos acompañamiento emocional en un ambiente acogedor y seguro. Nuestros niños experimentan, a través del juego, la experiencia vivencial, la música, la inmersión al nuevo idioma, los sentidos y los proyectos.

También inspirados en la pedagogía Pikler, ofrecemos un espacio educativo que respeta el ritmo y la capacidad innata del niño para construir sus propios aprendizajes. Gracias a los vínculos creados entre la maestra y el niño, se promueve un contexto de seguridad, para así lograr el aprendizaje respetuoso.

 
 
 
★ Acompañar con respeto los diferentes procesos de vida ★

 

arbol-kp-propuesta-2

ACOMPAÑAMIENTO TEMPRANO

Mediante el juego, el niño satisface la curiosidad de explorar y aprende de manera natural y espontánea.

El juego es el motor del desarrollo del niño, la forma especial en que entra en contacto con el mundo y descubre sus habilidades.

Favorece el crecimiento de sus capacidades sensoriales.

Promueve su desarrollo social e inspira a la creatividad.

A través de la experiencia directa, los niños viven situaciones reales, las cuales contribuyen a su aprendizaje en general.

Las actividades vivenciales y dinámicas en grupo son herramientas que promueven el autodescubrimiento.

Gracias a la música y a las melodías, el niño interioriza de una manera más profunda y de largo plazo conceptos propuestos para su aprendizaje.

Los niños aprenden al construir nuevas ideas o conceptos, basándose en sus conocimientos actuales y previos.

Al participar en proyectos divertidos, motivadores y retadores, los niños se desempeñan de manera activa.

El niño será protagonista de experiencias que construirá por sí mismo.

Por medio de los sentidos se reciben las primeras informaciones del entorno. Las sensaciones y las percepciones contribuyen con los procesos básicos del conocimiento. Al ver, tocar, oler y explorar su entorno, el niño acumula experiencias y descubre los objetos y sus características.

El Aula Verde vincula al niño con la naturaleza y le da la posibilidad de experimentar con diversos materiales, lo que contribuye con su aprendizaje.